Último día de fiesta en Cáceres


Todavía a estas horas muchos jóvenes no se habrán despertado tras la intensa noche vivida la pasada madrugada. Y es que a pesar de que la lluvia desluciera en parte la actividad el el recinto ferial, especialmente en la zona de atracciones, tómbolas y cacharritos, cientos -si no miles- de chavales llegaban con ganas de juerga nada más acabar la final de la Champions cargados de bolsas para acudir a su reunión de amigos en los botellones aledaños al recinto para después continuar la fiesta en las casetas de baile y probablemente acabar con un buen chocolate con churros antes de emprender el camino de vuelta a casa.

La intermitente lluvia, con algún chaparrón que otro, que se sucedía durante toda la jornada presagiaba poca afluencia a la hora del partido, sin embargo las casetas estaban a reventar. Prácticamente todas ofrecían la final ganada por los blancos en pantallas gigantes. Unas con el sonido ambiente desde el estadio de San Siro, otras con música y bailoteo, para así contentar unas y otras preferencias. A las puertas del Recinto Hípico, el gentío se agolpaba para presenciar el concierto de Melendi, que no defraudó a sus seguidores.

Para hoy la actividad se reduce, aunque no por ello el ferial queda desierto, al que las familias y grupos de amigos acuden para despedirse de la feria de Cáceres hasta el año próximo, tomar la última copa en las casetas o cambiar los vales ganados durante la semana en las carreras de camellos.

Así, los más pequeños acudirán a la Caseta Municipal, donde hoy no hay conciertos, sino marionetas. Serán las de la compañía Maese Villarejo, que ofrecerá a los infantes las aventuras de Peneque el Valiente, como ya lo hiciera en días anteriores en el Paseo de Cánovas. Ademas, también habrá un concurso de dibujos taurinos para niños de 4 a 14 años, organizado por el Club Taurino Cacereño.

En la Caseta del Mayor sí habrá baile, y correrá a cargo de la orquesta Los Salaítos, para el disfrute de los mayores en la última jornada de ferias.

Así que ánimo, que todavía queda un día para disfrutar antes de volver a la rutina de cada uno.